domingo, 18 de septiembre de 2011

PRIMEROS AUXILIOS II- PAUTAS GENERALES DE ACTUACIÓN EN ACCIDENTES


Estos artículos son una aproximación a lo que sería un curso de Primeros Auxilios.
Lo ideal es hacer prácticas porque resulta todo más fácil y entretenido.
Empezamos por uno de los temas más complicados: qué hacer ante un accidente.
Básicamente, las pautas de actuación se agrupan en tres:
1.- PROTEGER el lugar de los hechos.
2.- ALERTAR a los servicios de socorro (112)
3.- SOCORRER a las víctimas.

1.-PROTEGER
Después de producirse un accidente puede persistir el peligro que lo originó (escape de gas, corriente eléctrica, tráfico…).
Hay que hacer del lugar del accidente un lugar seguro para evitar que se produzcan nuevos accidentes o agravar el ya existente.
Si hay algún peligro hay que alejarlo de nosotros y del accidentado, y solamente si eso no es posible, alejaremos al accidentado.
En un accidente de tráfico hay que quitar el contacto de los vehículos accidentados e impedir que se fume en las proximidades.

2.- ALERTAR
Si estamos solos nos acercamos a los heridos llevando con nosotros el móvil.
Llamaremos a los servicios de emergencia si es necesario, siguiendo las pautas que vimos en el capítulo anterior.
Lo ideal es que una persona llame y los demás atiendan los heridos.

3.-SOCORRER
En caso de que haya varios lesionados, no atender al primero que nos encontremos o al que más grite: debemos pensar en la existencia de víctimas ocultas o inconscientes.

Prestaremos atención inmediata en el siguiente orden:
1. A quienes no presenten señales de vida (muerte aparente).
2. Sangran abundantemente.
3. Presenten quemaduras graves.
4. Presentan síntomas de fracturas.
5. Tienen heridas leves.

GENERALIDADES

- No mueva al accidentado, especialmente si se sospecha fractura, antes es necesario inmovilizarlo.

- Cuando realice la valoración general de la víctima, evite movimientos innecesarios.

- NO trate de vestirlo.
- Si la víctima está consciente, pídale que mueva cada una de sus cuatro extremidades, para determinar sensibilidad y movimiento.
-Cubra al lesionado para mantener la temperatura corporal
-Proporcione seguridad emocional y física
-No administre medicamentos
-No dar líquidos por vía oral.
-No haga comentarios sobre el estado de salud del lesionado, especialmente si éste se encuentra consciente.

Antes de empezar nuestra actuación debemos hacer la valoración de las lesiones.

Debemos actuar en función de nuestras capacidades y conocimientos.



VALORACIÓN DE LAS LESIONES

Lo primero intentaremos recabar información de lo sucedido. Si hay hemorragias severas debemos comprimir inmediatamente.

La valoración de las lesiones consta de dos fases: valoración primaria y valoración secundaria.

FASE UNO: VALORACIÓN PRIMARIA

Nos colocaremos de rodillas al lado de la víctima. En esta fase queremos saber si necesita una atención urgente.
Es decir, queremos saber si está consciente, respira y le late el corazón.

1.- ESTADO DE CONCIENCIA



Se toca al paciente en los hombros y se le agita levemente mientras se le pregunta como está.



Si contesta: queda descartada la existencia de paro respiratorio.
Intentamos averiguar qué le ocurre y buscamos ayuda si hace falta. Lo reevaluamos periódicamente

No contesta:
Entonces tendremos que provocarle el estímulo doloroso, mediante un pellizco para observar sus reacciones (gemidos, apertura de ojos, movimientos de cabeza, etc.).

Si no existe ningún tipo de reacción significa que el estado de inconsciencia está declarado.
Inmediatamente y, en lo posible, SIN TOCARLO (pues puede ser un paciente traumático y existir lesiones óseas que agraven su estado), comprobaremos su respiración.

2.- LA RESPIRACIÓN

Aflojaremos las prendas de vestir sin moverlo.
En un accidentado inconsciente, sobre todo si está boca arriba, la lengua puede relajarse y dificultar o impedir el paso de aire a los pulmones.

La principal causa de obstrucción de la vía aérea en la victima de muerte súbita no traumática es la lengua.

Para comprobar si respira realizaremos una maniobra denominada apertura de las vías aéreas.

Existen varias clases de maniobras para abrir la vía aérea, la más efectiva es la extender la cabeza y elevar el mentón.

Si existe o se sospecha lesión de columna cervical solo se debe realizar la elevación del mentón manteniendo la cabeza en posición neutra.

Técnica de apertura de las vías aéreas
En caso de no sentir la respiración, observaremos que la boca y faringe estén libres de objetos que puedan obstruir las vías aéreas (dentaduras, chicles, caramelos, flemas, vómitos, etc.), liberaremos la base de la lengua que también puede obstruir el paso del aire por la faringe.




Pondremos una mano en la frente, que empujará hacia abajo, y la otra en la nuca, que tirará hacia arriba, consiguiendo así estirar el cuello elevando la mandíbula y con ella la base de la lengua, volviendo de nuevo a comprobar la respiración.
Esta maniobra es conocida como hiperextensión o maniobra frente-mentón.





Manteniendo la vía aérea abierta el reanimador acerca el oído a la nariz de la victima mirando hacia el tórax de la misma, escuchando si hay respiración y sintiendo el aire exhalado en un tiempo igual o menor a 10 segundos.

SI RESPIRA:
La presencia de respiración adecuada implica presencia de circulación, entonces iniciamos la valoración secundaria comenzando por tomar el pulso.

En ocasiones las victimas presentan movimientos respiratorios muy superficiales o respiración agónica (boqueadas), que no deben ser confundidos con respiración adecuada.
En ese caso debemos actuar de la misma forma que si no hubiera respiración.
Si tenemos dudas debemos actuar como si no respirase.

En el caso de que el paciente respire pero sea traumático, NO LO MOVEREMOS sin inmovilizar sus fracturas.
Si no hay riesgo de lesión lo colocaremos en posición lateral de seguridad girándolo como se ve en la fotografía.

1.- estiramos hacia atrás el brazo más cercano a nosotros.
2.- flexionamos por la rodilla la pierna más lejana.
3.- cogemos al paciente con una mano por la muñeca o el hombro del brazo más lejano y con la otra por la rodilla que está flexionada. Lo rotamos suavemente hacia nosotros.
4.- ajustamos la posición según vemos en la segunda imagen.





En ambos casos seguiremos a su lado vigilando sus signos vitales, tras la evaluación secundaria y hasta que llegue la ayuda solicitada.

NO RESPIRA:
Si al acercar nuestra mejilla o el dorso de nuestra mano a su boca, comprobamos que NO RESPIRA, enseguida y sin perder tiempo colocaremos al accidentado, (sea traumático o no), en posición de decúbito supino (estirado mirando hacia arriba). Para ello lo volteamos sobre su espalda.




· Si la victima esta inconsciente y no respira, debemos iniciar las compresiones torácicas.

En el próximo capítulo hablaremos de las técnicas de respiración artificial y de compresiones torácicas.


Ariadna





7 comentarios:

  1. Un tema muy interesante, Ariadna. No siempre sabemos que hacer en caso de accidente.

    ResponderEliminar
  2. Un post muy bien hecho Ariadna. Supongo que hablo en opinión de todos diciendo que todos deberíamos tener unos conocimientos mínimos para saber actuar en situaciones así.
    Se agradece encontrar explicaciones así de claritas :).

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por vuestros comentarios. Me alegra saber que os gusta. :)

    ResponderEliminar
  4. Ya ves que sí, Ariadna, nos gusta y estamos esperando la continuación :D

    Creo que te voy a proponer, cuando hayas terminado la serie, ponerla en un pdf que los lectores se puedan descargar para tener a mano... ¿qué te parece la idea?

    ResponderEliminar
  5. Muy bien explicado... Nos haría falta a todos tener unos conocimientos mínimos.... Y ademas que en el momento que pase, no nos pongamos nerviosos y acordarnos de lo que hemos aprendido...

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario Susi. Siempre es bueno saber, aunque sea para no hacer lo que no debemos.

    Ante cualquier situación estresante funciona muy bien lo de coger aire por la nariz y soltarlo despacio por la boca: relaja y ayuda a concentrarse. Luego piensas: a ver qué puedo hacer, y los nervios se alejan (el bajón vendrá cuando pase todo)

    ResponderEliminar
  7. Lelia, no es mala idea... pero todavía os voy a dar la paliza con un montón de cosas: heridas, atragantamientos....

    ResponderEliminar

Compartir:

Otros reportajes que te pueden interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...