martes, 27 de diciembre de 2011

CONCURSO DE RECETAS NAVIDEÑAS: PARTICIPANTES



Relación de participantes en el concurso de recetas navideñas de Cluberas en Facebook:






CATEGORÍA 1 – PLATOS NAVIDEÑOS


ANA SEVILLA: PATÉ DE CANGREJO






CONCHA BERNAD: VASITO DE PIMIENTOS ROJOS, ATÚN Y VINAGRETA






GREGORIO PIÑERO SAEZ: ROLLO DE POLLO A LA “GREGORIANA”




Ingredientes:

1 pollo deshuesado y abierto.
200 gramos de jamón de york en lonchas.
200 gramos de queso gouda en lonchas.
2 dientes de ajo.
Un vaso de brandy
Un vaso de vino tinto.
Jugo de limón.
Aceite.
Sal.
Pimienta.
Romero.
Caldo de carne.

Sobre una tabla se extiende el pollo con la piel hacia abajo y se sazona al gusto con sal, pimienta molida y romero y tomillo molidos o en hojas muy trituradas. Se le colocan por la parte interna las lonchas de jamón York y queso, se enrolla y se ata con hilo de cocinar. Una vez enrollado se salpimenta por fuera.
Se dora en aceite de oliva bien caliente, en una perola o fuente de barro grande a la que se añaden los dientes de ajo pelados y un vaso de brandy para que flambee.
Se añade entonces un vaso de vino, el caldo de carne y el jugo de medio limón y, cuando comience a hervir, se lleva al horno precalentado a 200 grados hasta que el pollo quede tierno y bien dorado y la salsa quede reducida (depende del tamaño del pollo, pero suelen ser unos treinta minutos).
Se sirve tanto templado, como frío. Ahora bien, la salsa siempre ha de estar caliente y no se debe cortar en rodajas hasta que esté templado.



LOS PUCHERITOS DE INMA: POLLO RELLENO







MARÍA JESÚS AROCA GONZALVO: MILHOJAS CON GULA DEL NORTE Y PULPO
Susi, que sepas que nos debes foto, ¿eh?

INGREDIENTES:
LA GULA DEL NORTE, pulpo, patata cocida, aceite de oliva, ajo, vinagre de jerez y pimentón agridulce.

Laminar la patata cocida y colocar en forma de flor en un plato.
Cortar el pulpo en laminas finas, saltearlo en un poco de aceite de oliva y reservarlo.
En otra sartén saltear LA GULA DEL NORTE con el ajo.
Construir, dentro de la flor de patata cocida, un milhojas con las láminas de pulpo y LA GULA DEL NORTE.
Comenzar y terminar con pulpo. Aliñar con la vinagreta hecha a base de aceite de oliva, vinagre de jerez y sal.
Espolvorear con el pimentón y añadir un poco de sal maldón y aceite de oliva.



PATRICIA SÁNCHEZ: CREMA DE CALABACÍN












CATEGORIA 2 – POSTRES Y DULCES NAVIDEÑOS





CHONI ANASTASIO: ROSCOS DE LA ABUELA PACA
 


 CHONI ANASTASIO:BIZCOCHO SUAVE DE MANZANAS



CONCHA BERNAD: CREMA INGLESA CON CARISSAS, FRESAS Y CÍTRICOS
 

ELENA ROYO: GALLETAS DECORADAS



Elena, ¿y la receta?





PATRICIA SÁNCHEZ: TURRÓN TRES CHOCOLATES




SILVIA COCINITAS: CUCHARAS CHOCOLATEADAS





Como habréis observado, la relación va por orden alfabético. Para votar basta con poner en el grupo en Facebook “voto por XXXX en la categoría 1 y por YYYY en la categoría 2”.

Nota: Choni Anastasio participa con dos postres porque me confundí y puse el que no era, y como ya le habíais votado, no era cosa de quitarlo... lo siento.

¡Empezamos ya!




lunes, 26 de diciembre de 2011

CONCURSO DE RECETAS DE COCINA




Estamos en pleno apogeo del concurso de recetas de cocina de Cluberas en Facebook.







En breve publicaremos aquí mismo la relación de participantes, para que podáis votar. Si aún no os habéis unido al grupo, pinchad aquí.



¡No os perdáis los apoteósicos premios organizados por Guío!



jueves, 22 de diciembre de 2011

CRISIS: PARETO Y EL 20%



EL PRINCIPIO DE PARETO: REGLA DEL 80/20


¿Podemos aplicar a la economía doméstica los principios de la macroeconomía? ¿Y viceversa?

Yo creo que sí. 

Decía mi abuelo respecto a su empresa, que a veces hay que perder una peseta para ganar un duro. Eso se llama invertir en beneficio futuro. Los países invierten en educación, y consiguen trabajadores, científicos, profesionales y empresarios más capacitados para aumentar la riqueza del país en el futuro, y se ahorran tener que importarlos.



Si administrar una casa pasa por asegurar los gastos fijos, prever los imprevistos, tener un fondo de emergencias por si algo se tuerce, y no gastar más de lo que se gana, administrar un país (administrarlo bien, se entiende) no puede ser muy diferente. A fin de cuentas, la economía no se puede alejar mucho de la aritmética, y está claro que de donde no hay, no se puede sacar.

Habría mucho que hablar respecto a macroeconomías mal administradas, pero nuestro objetivo hoy es el caso contrario: aplicar principios de macroeconomía a nuestra vida diaria.

Y también se puede. Hay un principio de economía que siempre me ha resultado muy curioso en su planteamiento inicial: el principio de Pareto.

Pareto fue un economista italiano que a principios del siglo xx afirmó, previo estudio, que aproximadamente el 80% de la tierra estaba en manos de alrededor de un 20% de la población. Y extrapoló esa observación a otros campos: el 80% de la riqueza está en manos del 20% de la población, el 80% de las ventas de una empresa proceden del 20% de los clientes, etc.

Y ahora, nosotras vamos a extrapolar esta regla del 80/20 a nuestra vida, que es de lo que se trata.

Empezamos, como no, por el armario. Sí, sí, el armario ropero, ese que no cierra bien ni empujando la ropa, pero, ¡oh, sorpresa! nunca tienes nada que ponerte. 


Armario portátil de Barbie... ¡quién pudiera!


Entonces, ¿qué pasa? Simple: el principio de Pareto. El 80% del tiempo te pones el 20% de tu ropa. Es decir, un 80% de la ropa que llena tu armario te la pones un 20% de las veces.

Cierto que necesitas tener ropa para hacer deporte, ropa para limpiar en casa, ropa de ceremonia (aunque cada vez que tienes una boda, tengas que salir corriendo a comprarte un vestido decente)... pero seamos realistas, la mayor parte de ese 80% de ropa que te pones con poquísima frecuencia entra en la categoría “paraporsi”: para por si adelgazas, o engordas, o vuelve la moda de los abrigos de imitación leopardo color pistacho, o  tienes que ponerte a pintar alguna pared, o Brad Pitt te invita a cenar...

Y mientras tanto, toda esa ropa sigue ocupando tu armario y costándote dinero.

Sí, lo digo en serio: ocupa espacio, y el espacio cuesta dinero; estorba a la ropa que realmente usas, no te deja ver con claridad qué es lo que de verdad tienes que te puedas poner, y acabas comprándote cosas casi repetidas ¡y no me digas que no!

Ocupa tiempo, que también cuesta dinero; porque en arreglar tu armario tal como está tardas muchísimo más que si estuviera medio vacío, por no hablar de los veinte intentos que has hecho de organizarlo de forma “racional”, las cajas, colgadores, separadores de cajón... más dinero y más tiempo.

Imagina que pudieras tener en tu armario solo ese 20% de ropa que usas con más frecuencia, y el resto en otro armario. Algunas afortunadas ya disponen de tan maravilloso sistema, pero la mayoría (el 80% por lo menos) tenemos que conformarnos con un armario, y aún gracias si no es compartido.

Bien, ahora que ya conocemos el objetivo, vamos a ponernos a trabajar: haz una lista de la ropa que te has puesto esta semana, y la semana pasada (o la próxima, si tu memoria se parece a la mía y no tienes ni la más remota idea de lo que te pusiste hace cuatro días); incluye zapatos y bolsos.

¿Verdad que se repiten muchas cosas? Para hacerlo realmente bien, deberíamos hacer una lista de todo un mes, pero para lo que nos proponemos, quizás no sea tan necesario. No se trata de que tires la ropa que te pones poco, sino solo de que identifiques cual es, y la relegues en lo posible a lugares donde moleste menos.

Deja más a mano la ropa que te pones con más frecuencia, y plantéate seriamente deshacerte (regalar, donar, vender en ebay, tirar a la basura) de la ropa que no te has puesto ni media vez en los últimos dos años. Vale, puedes guardar ese bolso de noche carísimo que solo llevas en ocasiones superespeciales, aunque no hayas puesto la pata en una fiesta en tres años. Pero el vestido ese que tienes guardado... carísimo, sí, y es una pena, sí, pero ¿tú estás segura de que te lo vas a volver a poner? ¿entras en él sin vaselina? ¿sigue estando de moda después de tanto tiempo?

Ahora que ya tienes más claro qué es lo que realmente usas, automáticamente sabes ya en qué debes invertir para renovar tu vestuario. Gastar más dinero en ese 20% de ropa que te vas a poner más es la mejor táctica, la amortizarás muy pronto, y tendrás garantías de que esa renovación se note. Porque, ¿de qué te sirve gastar una fortuna en ropa nueva que luego no te pones? al final sigues llevando la misma ropa vieja, y el gasto no te ha servido para nada, excepto para tener aún más dificultades para cerrar las puertas del armario.

Otra ventaja de la aplicación del dichoso principio de Pareto, para que luego digan que las matemáticas no sirven para nada... lo que pasa es que no nos explican para qué nos pueden servir en la vida real.

¿Que tú no tienes problemas para cerrar el armario? No sabes cuanto me alegro... Y no piensas renovar ningún vestuario porque la crisis no te lo permite... bueno, de eso no me alegro. Pero el principio de Pareto vuelve a ser útil para enfrentarse a la crisis. 



El loro... sin chocolate.
Fotografía de Luc Viatour: www.Lucnix.be
© Luc Viatour (CC BY-SA 3.0)


¿Te suena la frase “el chocolate del loro”? pues es la visión popular del mismo principio. Hay que ahorrar en las cosas que realmente suponen una parte considerable del gasto, no en las menudencias. Ojo, que esto no significa que te puedas pasar las tardes en los chinos comprando de todo a un euro, ¿eh? se trata de valorar si el esfuerzo lo dedicas a ahorrar céntimos o euros.

Para empezar, analicemos la lista de la compra. Con el ticket, por favor; la lista que hiciste antes de ir al super no vale, que ya sabemos que luego la realidad no tiene nada que ver, además, el ticket trae los precios.  Probablemente vuelvas a encontrarte la regla del 80/20; en este caso, un 80% del gasto corresponderá al 20% de los productos. 

Céntrate en ahorrar en esos productos precisamente, y sobre todo en los que pasen de 10 euros. 

Si consigues bajar un 10% el gasto, mejor que sea en la carne, que te ha salido en total por 25 euros, con lo cual te ahorras 2,5€, que en la mantequilla, que te costó 2 euros y solo ahorras 20 céntimos. 

Dedica tu tiempo y tu esfuerzo a las cosas que realmente van a marcar una diferencia en el resultado final, no te disperses en menudencias sin importancia, que vienen siendo el famoso chocolate del loro.














Aviso legal: La imagen de billetes de euro es propiedad de Rage Against, de libre distribución y obtenida en Wikipedia; dicha imagen representa un billete emitido por el Banco Central Europeo (BCE). Este diseño se encuentra registrado por el BCE, quien permite su uso condicionalmente a las Decisiones BCE/2003/4 y BCE/2003/5 de 20 de marzo de 2003 y, "en anuncios publicitarios o ilustraciones, cuando no haya posibilidad de que se confundan con billetes auténticos". La fotografía del armario de Barbie la suponemos, como Barbie misma, propiedad de Mattel, y circula libremente en Internet. La fotografía del estupendo loro verde es propiedad de Luc Viatour, bajo licencia Creative Commons y ha sido obtenida en Wikipedia.







miércoles, 21 de diciembre de 2011

CRISIS: EL TIEMPO ES ORO





El refrán es viejo, y como casi todos los refranes viejos, está sobradamente demostrado. Pero el orden de factores no altera el producto, así que el oro también es tiempo.



Tiempo que empleamos en ganarlo, claro. Y tiempo que compramos con él para dedicarnos a lo que realmente nos gusta. ¿Seguirías trabajando en lo mismo y en las mismas condiciones si tuvieras unos millones de euros en el banco? Probablemente te dedicarías a otras cosas más satisfactorias. El dinero compra cosas, pero también libertad para dedicar tu tiempo a lo que quieres. Y quizás ése sea el auténtico lujo.

En esta época de crisis económica global, se alzan muchas voces llamando a la frugalidad, al ahorro, a la contención. Pero gritan más las voces del mercado, del consumismo, del gasto superfluo, y no es fácil resistirlas. Vivimos en la sociedad en que vivimos, y eso implica ciertas normas. 

Aunque tal vez sean solo pautas generales, y caemos en la trampa una y otra vez: trabajar más para ganar más y gastar más en todo lo que ya no tendremos tiempo para disfrutar, porque estamos ocupados ganando dinero para comprarlo.

El salario mínimo interprofesional para el año 2011 en España está fijado en 21,38€ diarios, 641.40€ mensuales. La jornada a tiempo completo está regulada en un máximo de 40 horas semanales. Ya sabemos lo elástico que puede llegar a ser ese máximo, aunque bastantes convenios colectivos la fijan en 37,5 horas semanales.

Según el INE, en su Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2009 (la última publicada hasta el momento), el salario medio en España es de 21.511,47€ (dos pagas extras incluidas).

Si partimos de la base de un trabajo estándar, de lunes a viernes, con un mes de vacaciones pagadas y una media de 12 festivos anuales, tenemos 230 días de trabajo efectivos por año, es decir, 1.840 horas anuales.

Por tanto, para este trabajo estándar con salario medio tenemos una retribución salarial de 11,69€ por hora de trabajo.

Nota: para el salario mínimo interprofesional, tendríamos una retribución salarial de 4,88€ por hora de trabajo.

Pero volvamos a nuestros cálculos. Tenemos 11,69€ por hora de trabajo, como ingreso bruto, pero eso no es exactamente así; de ese importe hay que descontar seguridad social y demás gastos comunes, IRPF, vestuario específico, las comidas fuera por causa del horario, el aparcamiento, el gasto de transporte, el gasto en guardería o niñera o asistenta, en su caso, y seguro que se me olvida alguna cosilla más. Y al cómputo de horas hay que añadirle las que no se cuentan pero existen: transporte, horas extras no cobradas, cursos no computables, etc. Y esto suponiendo que tu trabajo no implique menos sueldo o más horas, claro. Siendo muy optimistas, podemos dejarlo en 10€ por hora. En algunos casos será un poco más, en la mayoría un poco menos, pero para el cálculo estimativo nos sirve.

Y seguimos, que ya estamos llegando a un punto fundamental, que surge precisamente con estos cálculos, y que tal vez no te has planteado nunca: el coste real de las cosas.

No el coste en dinero, que eso es fácil de saber, sino el coste en horas de tu vida, las horas que tienes que trabajar para conseguir ese dinero.

Empezamos con el coche: un turismo pequeño, como un Opel Corsa, un Peugeot 207, un Ford Focus, lo podemos encontrar nuevo por entre 10.000 y 15.000 euros. Eso son entre 1.000 y 1.500 horas de trabajo. Si queremos algo un poco mejor, dentro de la gama media, nos ponemos en 25.000 ó 30.000 euros. La diferencia entre un coche y otro son 1.500 horas de trabajo efectivo.

Tendrás un coche un poco más grande, un poco más rápido, un poco más mono... pero te costará 1.500 horas más de tu vida. Estarás trabajando para comprar ese coche 8 horas diarias durante 187,5 días más que para el otro. ¿Te compensa?



Lo mismo pasa si evalúas las cosas pequeñas: esos zapatos rojos imitación pitón tan monos, tan trendy y tan baratos solo cuestan 50€, es decir, 5 horas de tu vida... ¿seguro que te los vas a poner con frecuencia suficiente como para amortizarlos?

No, no te estoy diciendo que te abstengas de comprar, ni que te limites a los zapatos de 20€. Pero sí que antes de sacar la cartera, te asegures de saber cuanto de tu tiempo vas a gastar, y si realmente vale la pena.

Hay muchas maneras de afrontar la crisis, y de añadir sensatez a nuestra política de gasto doméstico. El reciclaje es una de ellas, y se demuestra facilmente.

Ahora están de moda los muebles claros, en blanco o blanco roto. Añaden luminosidad, amplían visualmente el espacio, dan un aspecto limpio y ordenado, y además, ¡nos encantan! Pero claro, los muebles no son precisamente baratos.




Supongamos que tienes un mueble oscuro en el salón. Te tiene harta, se conserva bien, pero es tan oscuro, tan fúnebre, tan... pasado de moda. Serías mucho más feliz con un bonito mueble blanco, ligero, de líneas rectas.




Antes de lanzarte, calcula cuántas horas tuviste que trabajar para comprar el mueble que tienes, y cuántas te va a costar el nuevo. Una barbaridad, ¿no? 




Quizás tendrías que replanteártelo... ¿cuántas horas te llevaría pintar de blanco el mueble que ya tienes? el gasto en materiales (pintura acrílica, imprimación todo terreno, pincel, rodillo, lija), digamos 30€, súmalo también al recuento. ¿Qué te compensa más? ¿Comprar mueble o pintar el tuyo? 

Antes de gastar ese dinero que tantas horas de tu vida te cuesta ganar, piénsatelo bien.












Aviso legal: La imagen de billetes de euro es propiedad de Rage Against, de libre distribución y obtenida en Wikipedia; dicha imagen representa un billete emitido por el Banco Central Europeo (BCE). Este diseño se encuentra registrado por el BCE, quien permite su uso condicionalmente a las Decisiones BCE/2003/4 y BCE/2003/5 de 20 de marzo de 2003 y, "en anuncios publicitarios o ilustraciones, cuando no haya posibilidad de que se confundan con billetes auténticos". El resto de las fotografías es propiedad de Cluberas, y todos sus derechos están reservados, no pudiendo ser reproducidas por ningún medio sin permiso escrito de sus propietarios.


Se ha producido un error en este gadget.

Otros reportajes que te pueden interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...